El audífono es personal

El ajuste de un audífono se realiza en varios pasos. Se trata de un proceso individualizado en el que se personaliza el dispositivo para adaptarlo a su pérdida auditiva y sus hábitos, así como a la forma del oído. Sólo así se consigue el mejor ajuste para que quede satisfecho por completo.


Conozca su audífono

El especialista en audición ya ha preparado el audífono. Lo insertará en el oído y lo ajustará según su pérdida auditiva y sus preferencias auditivas. Además, le indicará las instrucciones detalladas sobre el funcionamiento: modo de insertarlo, modo de utilizarlo y modo de controlar el volumen. También le dará indicaciones sobre el mantenimiento, la sustitución de las pilas, la limpieza y el secado de los dispositivos. Por último, el especialista en audición le explicará las reacciones del audífono en diferentes situaciones auditivas. Ya puede llevarse los audífonos a casa.



Primeros pasos con su nuevo audífono

Los primeros días serán el período de familiarización con el dispositivo. Al principio, basta con usarlo unas pocas horas al día en entornos conocidos. Notará algunas cosas extrañas. El mejor modo de conocer las nuevas sensaciones auditivas consiste en hablar con otras personas o ver la televisión. Es posible que extrañe su propia voz o le resulte demasiado intensa, ya que puede haber adquirido el hábito de hablar demasiado alto para poder oírse a sí mismo. Practique y hable más bajo. Anote sus experiencias, le servirán de ayuda al especialista en audición para ajustar el audífono con mayor precisión.



Consulta de ajustes con su especialista en audición

Ahora tendrá la oportunidad de comentar sus primeras experiencias con su especialista. Su audífono será entonces ajustado para satisfacer sus necesidades específicas. El especialista responderá todas sus preguntas y le dará un asesoramiento general. Su audífono podrá ser ajustado en esta consulta para posteriormente mejorar su comodidad y comprensión del lenguaje. 

Ahora empezará una fase donde podrá recobrar día a día un poco de la calidad de vida perdida. Siga utilizando el audífono durante algunas horas al día. Tómese su tiempo. Irá aprendiendo a sacar el máximo partido de su audífono y, en poco tiempo, disfrutará de todas las ventajas que le ofrece.

 



Póngase en contacto con un profesional de la salud auditiva

Su especialista le ayudará a ajustar y personalizar sus  audífonos. Tendrá en cuenta sus necesidades auditivas, su grado de pérdida auditiva, su presupuesto, su estilo de vida, la forma de los conductos auditivos, y sus necesidades personales, sus gustos y su presupuestos.